En el post de esta semana queremos ayudaros a elegir el micro de bombo que más os convenga para grabar baterías en vuestro estudio o home estudio. Para ello haremos un análisis en profundidad de los micrófonos más usados para este propósito. ¿Nos acompañáis? ¡Vamos allá!

Parámetros para elegir un buen micrófono para bombo

Para elegir el micro de bombo más adecuado, deberemos fijarnos en los siguientes parámetros.

Patrón polar

Es la zona por donde el micro capta el sonido. Tratándose de un micrófono para bombo, nos interesará un patrón polar cardioide o hipercardioide (captan el sonido por su parte frontal). No os perdáis nuestro post de micrófonos según su patrón polar, para conocer en profundidad cada uno de los tipos.

Construcción

Aunque tradicionalmente se han usado micros dinámicos para este propósito (resistentes y robustos), últimamente están apareciendo micros de condensador, mucho más sensibles y capaces de captar sutiles matices. Te recomendamos que leas nuestro post que habla sobre esto.

Respuesta de frecuencia

Todos los micrófonos son más o menos sensibles a determinadas frecuencias, que suelen representarse en una gráfica. Es interesante consultar estos diagramas para conocer de antemano cuál será su sonido.

Niveles de presión sonora

Expresados en «dB SPL», nos hablan del volumen máximo que es capaz de soportar. Es un dato muy importante, ya que el volumen del bombo variará mucho dependiendo del estilo que vayamos a grabar (jazz, death metal, rock, bossa nova…)

Aclarados estos puntos, vamos a analizar cada uno de los micros.

Marcas y modelos

Evidentemente existen muchísimas opciones en el mercado, aunque en nuestro estudio de grabación de baterías online hemos optado por adquirir los más conocidos. ¿Por qué? Porque trabajar con los «estándares» facilita el trabajo, ya que todo el mundo sabe cuál es su respuesta.

En este post os hablaremos sobre los siguientes micrófonos para bombo: Shure Beta 52, AKG D112, Earthworks SR20LS, Audix D6 y Sennheiser e602.

Shure Beta 52

Un clásico, sin duda uno de los micros de bombo más utilizados. Su patrón polar supercardioide (muy limpio) y sus altos niveles de presión sonora lo convierten en un buen micro para rock, pop, funk… El «efecto proximidad» hace que responda de manera muy diferente en función de lo lejos que lo pongamos de la fuente sonora, haciendo de él un micro muy versátil. Sin duda un valor seguro.

  • Micrófono dinámico
  • Patrón polar: supercardioide
  • Respuesta de frecuencia: 20Hz a 10kHz
  • Máxima presión acústica: 174 dB

AKG D112

Otro titán de los bombos, reconocido por su versatilidad. En su diagrama de frecuencias podréis ver que ofrece una respuesta muy fiel a la fuente, plana y sin artificios. Es un micro que hay que «trabajarlo» en la mezcla. Esta característica, que a priori puede parecer un inconveniente, puede convertirse en una de sus grandes virtudes, ya que podremos conseguir de él un amplio abanico de sonidos. Se lleva muy bien con los micrófonos «frontales» o «Subkick», de los que hablaremos otro día.

  • Micrófono dinámico
  • Patrón polar: cardioide
  • Respuesta de frecuencia: 20Hz a 17kHz
  • Máxima presión sonora: 160 dB

Earthworks SR20LS

Eartworks es una marca nueva que acaba de irrumpir en el mercado con mucha fuerza. Este micro debe luchar contra los prejuicios que todos tenemos sobre los micrófonos de bombo. Por una parte es un micro de condensador, y por otra su apariencia (con la cápsula muy pequeña) puede dar la impresión de que no puede captar bien los graves. Pero no nos dejemos engañar. Este es un micrófono increíble, que capta a la perfección todo el abanico de frecuencias que nos ofrece el bombo, de manera natural y sin realces artificiales. Eso sí, requiere de una colocación minuciosa (atentos al manual de instrucciones) para no saturar la cápsula, y muy probablemente de un atenuador de señal que la marca comercializa a tales efectos.

  • Micrófono de condensador
  • Patrón polar: cardioide
  • Respuesta de frecuencia: 20Hz a 20kHz
  • Máxima presión sonora: 150 dB

Sennheiser e602

Este micro es ideal para aquellos que busquen un sonido con definición y pegada. Presenta un realce de +8 dB entre los 2kHz y los 15kHz que lo convierten en una buena opción para grabar Rock y Metal, o cualquier otro estilo donde se requiera destacar el brillo de la maza golpeando el parche  en la mezcla. Robusto y duradero, también funciona a la perfección en los toms profundos.

  • Micrófono dinámico
  • Patrón polar: cardioide
  • Respuesta de frecuencia: 20Hz a 16kHz
  • Máxima presión sonora: n/a

Audix D6

Seguramente es uno de los micrófonos de bombo que más controversia generan: o lo amas (como es mi caso), o lo odias. Eso es debido a su «ecualización natural», con un notable realce en la zona de graves y agudos, y su atenuación en los medios (el clásico «smile»). Si lo que buscas es un sonido moderno y no quieres complicarte la vida, este es tu micro. Funciona bien en pop, rock, metal, funk… aunque si quieres un bombo «vintage» deberás buscar otras opciones. Pequeño, duradero y fácil de colocar, será buen aliado en tu estudio de grabación.

  • Micrófono dinámico
  • Patrón polar: cardioide
  • Respuesta de frecuencia: 30Hz a 15kHz
  • Máxima presión sonora: 144 dB

¡Esperamos haberte ayudado en tu elección! No dejes de suscribirte a nuestro canal de youtube donde encontrarás muchas más comparativas y bancos de pruebas. ¡Hasta la próxima!